blog | werkgroep caraïbische letteren
0
 

9 razones que hacen de Curaçao una isla NO tan paradisíaca

Corría el mes de enero de 2013 y yo dedicaba mis horas a decidir dónde serían mis vacaciones de semana santa. Alcancé a pensar en Islandia pero no quería gastar tanto dinero porque este año aún me esperan un par de viajes largos a lugares recónditos de este planeta. Como había limitación presupuestal, decidí que era hora de dejar de cruzar océanos e ir a algún lugar cercano de esta América que he tenido tan olvidada últimamente.

Entonces averigüé destinos, pedí cotizaciones, miré planes turísticos y, después de un análisis exhaustivo, decidí que mis vacaciones serían en una paradisíaca isla holandesa cerca de las costas venezolanas en el Caribe: Curaçao. ¿Por qué? Fácil. Mis vacaciones durante los últimos años habían sido caminando ciudades desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche y quería un lugar donde no hubiera mucho que conocer y yo pudiera echarme en la playa a chamuscarme con el sol sin tener que pensar en absolutamente nada. Serían unas vacaciones de descanso total en un lugar que no conocía por un precio bastante razonable. Todo era perfecto… Y digo ERA porque mis días en Curaçao me demostrarían que la decisión, al final, no fue tan acertada.
Pero antes de hablar mal de Curaçao hagámosle algo de justicia. El objetivo final de las vacaciones se cumplió perfectamente. Yo me eché en la piscina del hotel con mi libro maravilloso sobre un sudafricano que le dio la vuelta a África en bicicleta, me chamusqué con el sol – y esto no fue tan buena idea… descubrí que mi cuerpo y el sol se la llevaron bien al principio pero luego se declararon en estado de guerra como Corea del Norte a Corea del Sur – y dejé de serle útil a la humanidad: sólo comía, dormía y me echaba en la piscina. Y claro, si uno no quiere hacer NADA, Curaçao es el lugar perfecto. El problema es cuando uno quiere hacer algo, cualquier cosa… Ahí, justo en ese momento, es cuando uno se da cuenta que la isla difiere mucho del imaginario colectivo que la ubica como EL paraíso para los turistas en el Caribe. No señores, no hay tal. Curaçao es un pedazo de tierra desértica, muy desértica, en medio del Caribe con construcciones horrorosas – con excepción de 5 cuadras en Willemstad -, muchas, demasiadas iguanas, lagartos y lagartijas y unas playas que, al menos para un colombiano acostumbrado a las costas paradisíacas de su país, dejan muchísimo que desear. Creo que no le hice tanta justicia después de todo… Pero en fin, vamos con el tema que nos trae el día de hoy: mis 9 razones que hacen de Curaçao una isla NO tan paradisíaca:
1. Usted llegó a un desierto

2. Arruínese desde el mismo momento en el que aterriza
3. La estafa del dinero
4. El significado real de una postal

 

5. El mar es hermoso, las playas no tanto.
6. ¿Y si alquilamos un carro?
7. Un parque natural que no tiene nada

8. Disfrute de los lagartos

 

 

9. Los turistas… ay, los turistas

Texto completo aqui
[por Blog de Banderas 4de abril de 2013]

on 25.06.2014 at 13:54
Tags: /

Your comment please...

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter